Relación China-Taiwán

Por Nikole Muñoz.

Si queremos hablar sobre heridas que no se cierran desde el término de la Segunda Guerra Mundial tenemos un conflicto que al pasar los años no parece mejorar y mas bien aumentar sus tensiones y si a esto le sumamos los intereses de la potencia hegemónica de Estados Unidos; China y Taiwán tienen una historia que da de que hablar en los tiempos modernos donde uno de ellos se encuentra completamente débil ante la comunidad internacional.

Si intentamos ver las posiciones que posee China sobre Taiwán se podrá observar que realmente no tiene un pensamiento en el cual Taiwán tenga una opción verdadera de independencia, pero como hacer para resolver un conflicto que lleva al menos 60 años y ambas partes no se podrán poner de acuerdo por sus intensiones especialmente China que dentro de su pensamiento es un territorio que todavía le pertenece.

Si los taiwaneses ya no se encuentran identificados con una cultura a la cual llevan años de estar tratando de separarse aunque físicamente sean de los mismos, especialmente generaciones jóvenes que nacieron en un país que busca su independencia desde que sus abuelos o padres lo vivieron en persona es normal que sean sumamente progresistas a terminar ese futuro que tanto desean, pero como se le puede obligar a toda una nación a sentir apego por otra cultura que no sienten propia después de la construcción social que debieron hacer.

Las ventajas que tiene China, la fuerza a nivel mundial que en los últimos años ha tenido con ese crecimiento económico que hasta cierto punto puede preocupar a Estados Unidos que ha ganado el respeto y la amistad en relaciones colaterales con bastantes países a nivel mundial basta con volver a ver a Latinoamérica y la influencia que posee en el área antes con una gran presencia de Taiwán, pero con las mejores ofertas de mercado económicamente China se ha ganado el apoyo a nivel internacional y así también ha logrado que el sostén y el reconocimiento que los países le den a Taiwán sea casi ninguno en el mundo y los organismos internacionales.

A pesar de que se suele resolver conflictos de manera pacífica siempre habrá un temor de un acercamiento militar que conduzca a peores consecuencias para la región como por ejemplo recientemente China decidió abrir rutas aéreas cerca del estrecho de Taiwán que van en contra de acuerdos llegados en el 2015. “La presidenta taiwanesa, Tsai Ing Wen, calificó la apertura de las nuevas rutas chinas de “provocación que afecta la seguridad regional” y “amenaza política y militar para Taiwán y, como tal, desestabilizadora para la región” según reporta EL UNIVERSAL.

Pero si se analiza la economía de Taiwán se encontrará un dato sumamente importante e interesante que podría sorprender a mas de uno. No es fácil hablar con una persona con la se pelea todo el tiempo, bueno en el caso de Taiwán quien más consume de sus productos es China siendo su economía totalmente dependiente de este gigante asiático.

Así que si vemos este caso tan curioso donde la gran China alimenta económicamente y ayuda prosperar a esta isla que ellos denominan territorio rebelde con quienes tienen roces militares podría perfectamente darle un golpe en la forma moderna de vivir que tienen los taiwaneses dándole un tipo de necesidad a esta población para volverse a acercar a China sin necesidad de conflictos armados si no mas por ayuda y demostrarles de esta manera que siempre dependerán de ellos.

El respaldo internacional es prácticamente nulo en los últimos tiempos para Taiwán casi imposible para poder mantenerse sin su vecino, pero de esto se está claro con el mandatario Trump el tema de la política de Una Sola China ha sido un poco controversial a diferencia de el resto de mandatarios estadounidenses que siempre han vivido bajo un pensamiento de que las relaciones de EE.UU y China tiene su base es el apoyo a esta política, aunque para este gobierno la situación puede cambiar según la situación económica que le genere realmente esto a los estadounidenses.

En enero del 2018 se dio la noticia de que el congreso de EE.UU ha aprobado dos iniciativas para leyes que están a favor de Taiwán que podrían dar un cambio bastante grande y generar una tensión para China, ya que podría significar un acercamiento significativo entre la líder taiwanesa y el gobierno de Estados Unidos puesto que las iniciativas son completamente de un carácter diplomático entre los dos países, promoviendo la visita de los diplomáticos de ambos países y de la integración de Taiwán como observador de la Organización Mundial de la Salud.

Claramente el grande asiático no ve con buenos ojos lo que se viene y suele decir repetidamente que EE. UU tendrá que manejar esta situación inteligentemente porque para Trump el asunto de Taiwán es negociable, pero se sabe que para los chinos simplemente no lo es, ya que consideran que tarde o temprano estos separatistas aceptaran ser parte de nuevo, esto podría poner en riesgo las relaciones bilaterales de estos dos.

El sumamente beneficiado de esta situación podría ver en un futuro la oportunidad de la apertura de mayor mercado, puesto que cuando EE. UU dejo relaciones con Taiwán y paso a tenerlas con China poco a poco fue cuando los taiwaneses dejaron de percibir un apoyo internacional y es ahí cuando de verdad necesitan de ayuda de un actor como los norteamericanos para poder posicionarse en el escenario mundial como una posibilidad.

Aunque siempre estarán debajo de una sombra de China en la cual al principio del artículo se menciona que tiene relaciones con la gran mayoría de los países y así dejaron que Taiwán tuviese influencia internacional, esto le podría llevar a tener dificultades para tener el reconocimiento que necesitan para poder considerarse un país independiente.

Como posibilidad para un futuro se podría visualizar una Taiwán con un estado muy parecido al que posee Hong Kong tratando de encontrar un punto medio para que ninguno de los dos sienta una verdadera perdida, en la cual este último podría actuar como una ciudad autónoma con un propio gobierno pero a diferencia de lo que es actualmente debería reconocer el gobierno de la Republica Popular de China por encima del propio, pero gozarían de su propia economía y poder mantener su propia sociedad como la tienen ahora a diferencia de una imposición de China militarmente.

Desde esta perspectiva Taiwán tendría que renunciar a la idea que siempre ha tenido de ser independiente, pero sería una solución que podría llevar a un beneficio para la región y el mundo con las relaciones diplomáticas que podrían abrir y a la vez terminar con una amenaza constante con la que ellos viven, porque a un final que tan independiente lo es ahora si a un final China podría desplomar su economía con bloqueos económicos y el hecho de que para la mayoría de los países del mundo ni siquiera lo reconocen como un Estado.