La plaga de la corrupción en Costa Rica

Por María José Castro Jiménez*

La magnitud de corrupción por la que está atravesando Costa Rica excede la imaginación de cualquier costarricense. Estudios realizados han mostrado que el costarricense ha ido perdiendo la fe en la política poco a poco, ya que consideran que de todos los candidatos no se hace uno y que todos son iguales ya que al inicio prometen de todo pero durante su candidatura no realizan nada de lo prometido y no ven mejoras en el país, además de que se tiene la mentalidad de que todos roban al país.

Esto se ve representado en las elecciones que están próximas, ya que se puede evidenciar como la mayoría de las personas no tiene definido el ir a votar ni tampoco muestran tener una preferencia por un candidato o partido político, esto debido al descaro e impunidad con el que se han realizado diversas acciones de antiguos partidos y a esto se le ve sumado los problemas actuales que se han presentado en el país, como es el caso del “cementazo” y toda la corrupción que se ha expuesto, que decepcionan al pueblo costarricense y solo genera un gran descontento.

El caso del crédito del cemento es solo la punta del iceberg de todos los problemas que abarca en este momento la política del país. Esto del cementazo no tiene un único partido, no es algo nuevo, al contrario, es un tema que viene arrastrándose desde varias administraciones atrás. Es un tema muy amplio donde cada día se conoce más información y ya nadie sabe que creer ya que están quienes se contradicen constantemente, quienes prefieren callar y no ayudan a llegar al fondo de dicho conflicto para intentar de alguna manera lavarse las manos y quienes intentan enfrentar el problema al igual que enfrentar a los todos los involucrados en este.

Todo parece una red de mentiras donde no se sabe a quién o qué creer. Son muchas cosas incluidas, mucho tráfico de influencias donde se ven involucradas personas de gobiernos anteriores y que llega mucho más allá de gente del gobierno de Luis Guillermo Solís. Hay diputados, exdiputados y candidatos a diputados, expresidentes de la CNE, entre otros que son del PLN, del PUSC, del ML, de los partidos “cristianos”, además del PAC. Lamentablemente son muchos partidos, muchas personas y hasta los tres poderes de la república que se ven involucrados con esto.

Como pueblo, se espera que el presidente nos respalde y que sea quien de cuentas sobre lo que está sucediendo en el país. Sin embargo, respecto al tema de la corrupción se ha presenciado como él se ve involucrado, ya que se hubiera esperado que fuese el quien parara las acciones de Celso Gamboa sin embargo lo hizo su ministro. Por un momento se creyó que él era víctima del enredo sin embargo su acción de destituir a la junta directiva del Banco de Costa Rica fue algo que le complicó como estaba llevando el rumbo de las cosas. A pesar de esto, hay quienes creen que Luis Guillermo no tiene la culpa ya que lo justifican diciendo que está mal asesorado, personas que prefieren pasar al presidente de tonto antes de corrupto.

Con las elecciones encima no hay muchas opciones, uno de los partidos y candidatos que contaban con un gran apoyo, como lo era el PAC con su candidato Carlos Alvarado, ahora se ve como agoniza a más no poder. Está el Movimiento Libertario, que cuenta con un candidato bastante cuestionado por su constante interacción con Juan Carlos Bolaños. Se ve una izquierda quebrantada y sin mucho poder y voz. Un PUSC que a pesar de sus intentos no logran levantarse y un Liberación Nacional que observa e intenta lavarse las manos respecto a un tema del cual se evidencia que son más que participes.

Es lamentable ver como los poderes del estado se encuentran en una situación tan vulnerable, el poder judicial ha perdido legitimidad ya que por un momento este poder mandó a investigar a Celso Gamboa y a Jorge Chavarría y pensaron en solicitarle la renuncia a ambos pero desistieron, es por esto que el poder que más gozaba de la confianza del pueblo sea ahora puesto en duda al permitir que el fiscal general y un magistrado le mientan tan descaradamente al pueblo en sus caras y que hasta el momento se esté viendo algún tipo de consecuencia.

Y es que el problema central es Celso Gamboa, que posee una gran cantidad de poder que ha ganado a la fuerza ya que ha ocupado una serie de puestos políticos sin tener el consentimiento del pueblo. Siempre ha ocupado cargos relacionados con el uso de la violencia del estado y aprovechándose de esto es un tipo que ha usado la fuerza física contra gente que se opone a sus intereses. Es una persona sumamente corrupta que hace lo que este a su alcance para conseguir lo que quiere y para así poder seguir acumulando poder, no le importa enredar en sus acciones a diversos personajes importantes.

Ahora, siendo Celso una persona que ha sido denunciada públicamente y que entre los restantes participes del cementazo lo han “vendido” puesto que ya no saben si decir si lo conocen o no y bajo cuales circunstancias lo conocieron, se sabe que Gamboa está hundido en el tema hasta el cuello es por ello que fue suspendido por la Corte Suprema sin embargo la única manera de que el deje de tener el poder que tiene y que deje de contaminar la política nacional es que renuncie.

En cuanto a este tema se sabe que todavía falta mucho, se está empezando a descubrir todo lo que hay detrás de El Cementazo y de la política nacional. La cola de este problema es larga y es algo que abarca a todo el país, se sigue investigando quienes son parte y quiénes no. Este caso, ha despertado la conciencia civil y nos ha permitido abrir los ojos para defender al país de una corrupción tan grande, creo que llegó la hora de que se acabe la impunidad. Ahora está en el pueblo costarricense manifestarse, demostrar cual es la verdadera voz que necesita ser oída, moverse, demostrar que con nuestro país no se juega, que ya ha sido suficiente el abuso de poder, que necesitamos a alguien que vele por el bien del país.

*Estudiante Universitaria.