La Geoestrategia del Holocausto

Por Farah Sandoval

El pasado 27 de enero se celebró el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, ceremonia que dedica un día para recordar la liberación de aquellos que enfrentaron esta época de oscuridad y sangre durante la Segunda Guerra Mundial en el complejo nazi Auschwitz-Birkenau.

Adolfo Hitler, quien representaba un líder de mano dura, tenía metas claras: que la raza aria fuese la única y lograr el exterminio de los judíos de Europa, asimismo, que su Alemania amada no fuese sometida a cumplir con las exigencias impuestas durante la Primera Guerra Mundial en el Tratado de Versalles, ejerciendo un control absoluto sobre el continente europeo y asiático, y probablemente su ambición también incluía el resto de los continentes, llevándolo a delitos de lesa humanidad para cumplir este fin.

Pero ¿Cuál fue la geo estrategia que utilizó este gobernador para poder conquistar y cometer el genocidio de más de seis millones de personas, entre ellos judíos, polacos, gitanos, entre otros europeos y asiáticos, los cuales no se “adaptaban” o no “cumplían” con los requisitos impuestos para ser la “raza perfecta”? ¿Tenía ventajas a nivel geográfico? ¿Cómo sometió a la población de países protegidos? A continuación se expondrá a grandes rasgos un poco de los beneficios que Alemania poseía durante la Segunda Gran Guerra.

El entorno geopolítico y geoestratégico de Alemania le otorga a este país una posición deseada por muchas naciones, tal como lo menciona L’Eglise Escamilla (2017) en su artículo: se encuentra “situada en el corazón del continente Europeo, eso le otorga una inmejorable posición geoestratégica por la gran cantidad de recursos naturales que posee y porque colinda al norte con el Mar del Norte, Dinamarca y el Mar Báltico; al este con Polonia y República Checa; al sur con Austria y Suiza; y al oeste con Francia, Luxemburgo, Bélgica y Países Bajos, países a los que además sirve como puente”.

Tomando como punto de partida su ubicación, a inicios de la Segunda Guerra Mundial esta posición estratégica ayudó a los nazis a cometer invasiones en Polonia y la Unión Soviética, sin intervención inmediata de otros países, gracias a su cercanía. Pero esta ventaja de cercanía también propicio a que pudiera ampliar las vías férreas hasta los campos de concentración donde Hitler y sus secuaces cumplían el cometido indicado.

De la misma manera, este espacio geográfico influyó en la expansión alemana durante este período, situación que promocionó el objetivo de Hitler de obtener el control en este continente.

Es fundamental hacer mención del geógrafo y político John Mackinder quien expone que existe un área concreta en el mundo que permite el dominio de este, esa área pivote se localiza en Asia Central y Europa Oriental, otorgándole ventajas territoriales y marítimas a quien logre controlar este sector, es decir, se podría convertir en una potencia mundial gobernante de más del 50% de los recursos del mundo. Basados en esta teoría, se podría especular que el líder nazi buscaba ese poderío, de esta forma podría cumplir con sus objetivos de una manera directa y la sociedad se vería sometida a sus decisiones.

El Holocausto ha sido la representación más acertada de lo que podría suceder en una guerra, en la cual un país y sus aliados tuvieran el control y la ventaja geoestratégica para atacar una población y aniquilarla.

En la actualidad, podemos ver países que tienen en la mira lograr este poder y ubicación estratégica, permitiendo así guerras y muertes de inocentes con el fin de lograr imponerse en estos territorios dictados en la teoría del Heartland. Sin embargo, a pesar de estos y otros fallidos intentos de algunos países, la Isla-Mundial, como lo llamaba Mackinder, no ha sido controlada.

La Comunidad Internacional intenta mantener las guerras al borde de este sitio, pero es importante imaginar que pasaría si países como Rusia o China intentaran intervenir en estos territorios vitales, donde no solo tendrían el dominio de tierra y mar, sino los recursos naturales que presentan estos lugares, así como la habilidad que desarrollarían para negociar temas internacionales tanto políticos como económicos e incluso sociales que puedan cambiar el Orden Mundial.

Por otro lado, no se puede ignorar el hecho de que los países más desarrollados están en una temporada de creación y pruebas de armamento nuclear, tal fue el caso de Hiroshima, donde un ataque atómico causó grandes consecuencias a nivel físico, emocional y genético de las personas que sufrieron este impacto.

Asimismo, es necesario hacer mención a las pruebas actuales de países como Corea del Norte de armamento sancionado por la Comunidad Internacional y entes encargados de velar y buscar la paz mundial; instituciones que se han dado la labor de evitar enfrentamientos similares o peores a los vistos durante la Primera y Segunda Guerra Mundial. Ya que una Tercer Guerra Mundial pondría en peligro la existencia de todo lo que hoy se conoce en nuestro mundo.