Desde la “Gradería Sur”: El debate Cámara de Comercio, La República y Ulatina.

El día miércoles 25 de octubre, la Cámara de Comercio en conjunto con el diario La República, y la Universidad Latina organizaron un debate con seis de los candidatos a la presidencia en el 2018. Los participantes fueron elegidos basados en la encuesta del pasado mes de julio.

 

No pretendo darme de politólogo, puesto que no lo soy, pero como un ciudadano de a pie que gusto de los espectáculos públicos de diferentes categorías; incluyendo la política, quiero brindar lo que desde mi perspectiva pude ver.

 

Quizás comenzar diciendo que los dos candidatos más elocuentes y aplomados a la hora de hablar fueron Antonio Alvarez Desanti (PLN) y Juan Diego Castro (PIN), en la mayoría de los casos expusieron sus ideas sin mayor problema y directos al punto que querían llegar.

 

En el caso del candidato Juan Diego Castro se nota como le brota el abogado para todos los aspectos, y si bien, algunas respuestas aplicaba el carácter jurídico, otras se podría buscar una solución sustancial y práctica. Aun así sigo pensando que el PIN se frota las manos con este candidato, ya que le generará bastantes réditos políticos, para un partido que innovó en estas elecciones el carácter de ser “franquicia”, ya que su maquinaria electoral no es tan estructurada como otras.

 

Mientras que el candidato Antonio Alvarez Desanti se mantuvo tranquilo, sin mayores contratiempos aprovechando los momentos que tuvo para hablar, expuso sus ideas y se veía buena preparación previa para abordar lo expuesto.

 

Rodolfo Piza (PUSC) se sintió ausente, de hecho que lo conversé con los estudiantes, y ellos coincidían en que el candidato del PUSC se invisibilizó en importantes tractos del debate, y además cuando hablaba lo hacía con un tono como enojado, lo que hacía pensar que andaba de mal humor o nos estaba regañando por adelantado.

 

Carlos Alvarado (PAC); el candidato oficialista, sin duda debe tomar clases urgentes de lenguaje corporal y practicar más sus discursos porque en el debate se escuchó tímido y en ocasiones hasta débil. En algún momento se le vio con los brazos abajo tomándose de ambas manos, lo que a la vista indica ese aspecto de debilidad o temor en el momento de exponer o de escuchar respuestas.

 

Muy por el contrario, el candidato del PIN, exageraba en sus gestos con las manos, y competía directamente con la persona que hacía lenguaje en señas, haciendo perder a ratos la atención de lo que decía por el montón de movimientos bruscos que ejecutaba con sus manos.

 

Además de lo anterior, el candidato Carlos Alvarado se desmarcó de ciertos problemas que le han achacado a este gobierno para decir que él no tiene nada qué ver ahí. No debe ser sencillo ser el candidato de gobierno con tanto olor a cemento alrededor, pero debe tener presente que el precio político le tocará pagarlo a él.

Alvarado no mostró tampoco fuerza a la hora de usar las réplicas para emprenderla contra otros candidatos y cuando le dieron las respuestas quedó mal parado a decir verdad, por lo que también tiene que abastecerse de unas clases de debate político o ir preparado para el intercambio de ideas.

Otto Guevara (Movimiento Libertario) no muestra nada nuevo, es el mismo discurso de las últimas campañas, creo que para la campaña del 2022 si no está más, siento que lo vamos a extrañar (NO), ya parece un “activo fijo” con placa y todo que es obligatorio verlo en medio del trajín político de las campañas. De igual modo, si bien su discurso es “consecuente” con su supuesta ideología libertaria, el tema nacional coyuntural bautizado como “Cementazo”, le revienta en la cara una y otra vez. De hecho, entre el morbo de la noche en el aula donde vimos el debate, se esperaba con ansias ingresar al tema de “corrupción” para escuchar qué diría el candidato libertario.

Por otro lado, al Señor Edgardo Araya (Frente Amplio), gracias por participar, el anuncio de que él y Villalta no se parecen, tiene mucha razón, no hay parecido en nada, ni en exposición de ideas, ni en atracción del público al exponer sus argumentos. En definitiva si logran algo de cara a la Asamblea Legislativa será porque el Primer lugar por la provincia de San José, efectivamente es porque Jose María Villalta está en la terna de dicha bancada política, pero no hay fuerza real en estos momentos para luchar hombro con hombro contra los otros candidatos presentes en este debate.

Es otro de los presentes que imperativamente debe llevar un curso para hablar en público. Araya, hace además, una extraña mueca con la cara que hace pensar que dice las cosas con tono irónico o en son de burla; esto último esperando sea solo una percepción de momento.

Las ideas que llevó no son novedosas, algunas hasta nos hacen retroceder en el tiempo sin necesidad del automóvil del Doc Brown (Regreso al futuro), y el único elemento novedoso fue decir que su partido era el único de los presentes que no estaba involucrado en los casos de corrupción como sí lo estaban los del resto, quizás este sería el punto a favor más sustancial que pudo argumentar, por lo demás, idealista y poco aterrizado.

También, en algunos momentos procuro generar un poco de roncha contra los demás candidatos pero no fue correspondido con sus retos al intercambio, ya que en este debate no primó en ningún momento la confrontación al cuerpo, por lo que quedó un poco solo en sus intenciones.

En términos generales, un debate con mucho “guante blanco”, no se perdieron en atacar a los opositores demasiado, sino que aprovecharon el tiempo (un factor bien manejado por la moderadora) para desarrollar sus propuestas. Obvio, es el primero de una serie de debates que nos recetarán hasta llegadas las elecciones, por lo cual no se van a desgastar demasiado desde ahora.

Sin embargo, he de decir que sí se sintió la ausencia de otros candidatos que habría valido la pena escuchar, por ejemplo Rodolfo Hernández (PRSC) o Sergio Mena (PNG), claro que se comprende que por un asunto de logística no se podía abordar todo.

Lo bueno: El “cementazo” fue mencionado un par de veces, a diferencia de lo que se pudo esperar que se desgastarán hablando de temas coyunturales, se enfocaron en aspectos claves de sus campañas, aunque de forma superficial.

Lo malo: Siguen debiendo el “cómo lo harán” que no suene tan fantasioso sino que se vean las propuestas aterrizadas establecidas por plazos. Muchos de los votantes no leen los planes de gobierno y aprovechan estos espacios para conocer los planteamientos de los candidatos por lo que si se quedan con ideas al aire, se continuará con la mala cultura de ejercer un voto mal informado.

Lo feo: Mucho guante blanco no deja ver con claridad la diferencia entre candidatos, aunque en esto debe estar afectando el momento coyuntural donde casi todos los grupos políticos en cierto modo están “pringados” de cemento.

Lo curioso: Al final, en el saludo entre candidatos, Piza fue el primero que se lanzó al agua de saludar a todos de manera efusiva y fuerte, quedaba el morbo de ver el saludo entre Castro y Álvarez, lo cual pues generaba más expectativas que final de telenovelas, y todos nos preguntaríamos ¿Qué culpa tiene Fatmagül?.

Finalmente, la esperanza ingenua me hace desear que en los próximos debates el nivel sea superior que el mostrado hasta este momento y que la exposición de ideas ayude a que los electores puedan escoger de manera inteligente el futuro político de nuestro país, que ha sufrido fuertes golpes a su institucionalidad por la serie de hechos que se han venido destapando en los últimos meses y que no sea este momento coyuntural el que nos haga finalmente escoger al candidato que venga con ínfulas mesiánicas a darle una estocada mortal a nuestro sistema y nos encamine a convertirnos en un Estado fallido, aunque esto sería el panorama más oscuro y menos previsto por los conocedores en la materia.

Fotografía: Diario La República (Costa Rica)

2 Replies to “Desde la “Gradería Sur”: El debate Cámara de Comercio, La República y Ulatina.”

  1. A cual sistema se refiere, al sistema prostituido y corrupto que tenemos?
    Ninguno de los debates que hagan, las camaras, las universidades y los medios de desinformacion, serviran para nada, esis debates no le serviran al ciudadano para tomar una decision responsable.
    Ya que quienes preparan estos «debates» no tienen ni idea de lo que los costarricenses queremos y son dabates maquillados.

    1. Bajo esa premisa Don Manuel, los ticos seguirán pensando más en el juego de Saprissa o la Liga del próximo fin de semana antes que de los asuntos importantes del país. Es basado en esa premisa fatalista que hemos creado este espacio, porque para cambiar se debe comenzar por de alguna manera, suena idealista, pero es que tenemos una responsabilidad para golpear a esos que han prostituido y corrompido el sistema, el cual dicho sea de paso tiene sus problemas, pero aún no llega a las crisis que tienen otros no muy lejos de nuestra realidad.

Comments are closed.